Promover la inclusión plena de personas provenientes de sectores marginados de la sociedad como niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social y personas con discapacidad.

Programa Nacional

Educación

Buenos Aires

29 de octubre de 2019

10 años de compromiso con la educación inclusiva

imagen_333873

El Programa Becas y Oportunidades de CILSA cumplió 10 años y presentó un informe bajo el nombre “¿Es inclusiva la educación superior en Argentina?”, sobre logros y desafíos en el ámbito de la educación inclusiva. Participaron estudiantes, ex becarios, autoridades y referentes del área.

En el marco de los 10 años de trabajo con el Programa Becas de Educación Superior, CILSA presentó un informe sobre logros y desafíos para promover el acceso a estudiantes con discapacidad a la universidad y a institutos terciarios. La presentación se realizó en la sala Villa Villa, del Centro Cultural Recoleta con la conducción de la periodista Paula García y la presencia de la presidenta de la institución, Silvia Carranza.

La jornada comenzó con un panel de ex becarios del CILSA provenientes de distintos puntos del país, quienes compartieron sus experiencias y una posterior devolución sobre algunos aspectos de la educación superior inclusiva. A su vez, Paula Rossi, Coordinadora Nacional del Programa de Becas y Oportunidades de CILSA, hizo su intervención como moderadora. El panel de referentes del área, estuvo integrado por Sandra Katz, Coordinadora de la Red Interuniversitaria Latinoamericana y del Caribe sobre Discapacidad y Derechos Humanos; Gabriela Peñaloza, miembro Coordinador de la Red Nacional de Estudiantes Universitarios por la Inclusión (RENUEPI-Argentina); Verónica Blanca Perelli, Coordinadora del programa PRODISUBA, SEUBE y CBC de UBA y UNGS y el ingeniero electrónico Nahuel González, especialista en Tecnología para la Inclusión.

Dentro de los ejes principales del informe “¿Es inclusiva la educación superior en Argentina?”,  se expresa que en la Ley de Educación Superior, no se encuentra reflejado el enfoque social de la discapacidad, que entiende que las dificultades para acceder y permanecer en el nivel educativo superior, surgen de las barreras físicas y actitudinales presentes en la sociedad, y no por las particularidades de la persona con discapacidad.

También se dieron a conocer datos estadísticos de la situación actual: al menos 42 de las 60 universidades nacionales, cuentan con un espacio creado específicamente para la inclusión de los estudiantes con discapacidad; mientras que 10 de ellas, no cuentan con un área específica que aborde estos temas, y es derivada a servicios de salud y/o trabajo social.  En este sentido, se destaca el trabajo de la Red Interuniversitaria de Discapacidad, pionera en materia de inclusión educativa y accesibilidad académica.

 

Las palabras de cierre estuvieron a cargo de Laura Wierszylo, directora de los Programas Sociales de CILSA, reflexionando sobre la formación que propone el programa de becas de la organización: “Apunta a formar de manera integral, a acompañar ese trayecto, ese recorrido; donde no sólo se miran los aspectos cognitivos. (…) Es una formación que intenta generar situaciones de transformación, de empoderamiento, para poder pensar no sólo en su trayecto de formación sino también, en lo que están afrontando respecto de sus vidas”.

 

Imprimir