Promover la inclusión plena de personas provenientes de sectores marginados de la sociedad como niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social y personas con discapacidad.

Programa Nacional

Educación

10 de julio de 2017

Acciones para fomentar buenas prácticas educativas

Se efectuó un relevamiento de los becarios que participan del Programa a fin de enfatizar las prácticas inclusivas.

188938 (1)

Desde la Coordinación del Programa Nacional de Becas de Educación Superior de CILSA se desarrolló un relevamiento de los becarios en función de determinadas métricas para construir un panorama general. La exploración tiene por objetivo incentivar y promocionar las buenas prácticas de las instituciones educativas públicas y privadas de nuestro país.

El primer paso fue detectar qué nivel educativo cursan los destinatarios del programa. Según los resultados, el 57% de personas solicitaron la beca para poder llevar adelante una carrera universitaria.

En cuanto a otros niveles y propuestas educativas, el 24% corresponde a becarios de carreras terciarias, 16% se encuentra cursando un profesorado y aproximadamente el 1% de la muestra realiza un posgrado.

En cuanto a las edades, la franja que predomina comprende de entre 20 y 29 años, específicamente incluye a más de la mitad de beneficiarios del programa. En segundo lugar, aproximadamente un 20% y un 25% de becarios tienen entre 30 y 39 años. Asimismo, se efectuó un registro en función del género: 59% son mujeres y 41% varones.

A continuación, se profundizó en los diferentes tipos de discapacidad. El 46% posee discapacidad motriz, mientras que el 26% tiene una discapacidad visual y el 14% discapacidad auditiva. Por otro lado, el 7% posee una discapacidad psicosocial, el 4% visceral y el 3% se encuentra en situación de discapacidad múltiple.

Por último, la clasificación estuvo dirigida a agrupar los becarios según los grandes campos de estudio. En el caso de los universitarios, se destacan las áreas de Ciencias Sociales y Derecho que alcanzan el 23% y 18%, respectivamente. Otras propuestas relevantes en este nivel son las relacionadas con la salud que suman el 12%; y las correspondientes a Psicología e Ingeniería en Sistemas, ambas con 11%.

En cuanto a los profesorados, predomina la elección de carreras de Educación Especial que llega al 21%. También se destaca la formación en Ciencias Sociales con el 15%. En el caso de los terciarios, el 24% de los trayectos escogidos son los vinculados a la salud y la psicología; mientras que con el 12% respectivamente, ocupan el segundo lugar “sociales, humanidades y periodismo” e “ingeniería y sistemas”.

Cabe señalar que en los resultados obtenidos se identificó un avance vinculado a la accesibilidad física (de infraestructura y otras) de las instituciones, aspecto que no siempre estuvo contemplado. Por otro lado, persisten cuentas pendientes en relación a la universalidad del acceso a la educación en todos sus niveles y la igualdad de condiciones en la cursada. Para el Programa y para CILSA, esta es una tarea de todos los días.