Promover la inclusión plena de personas provenientes de sectores marginados de la sociedad como niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social y personas con discapacidad.

Programa Nacional

Educación

2 de enero de 2020

“El titulo significa toda la persistencia y tenacidad que le puse a cada obstáculo”

La beneficiaria del Programa de Becas y Oportunidades habló sobre su recorrido universitario y la contención recibida.

 

 María Gimena Fernández es oriunda de la provincia de Salta y comenzó a estudiar en la universidad de la capital provincial en 2009. Necesitaba un incentivo económico para continuar con sus estudios y poder ayudar a su familia. Fue así como en 2014 conoció CILSA y obtuvo la beca que le permitió no sólo finalizar sus estudios dos años después, sino también sobrellevar obstáculos.

 

¿Cómo supiste del Programa de Becas de la ONG?

Un día me acerqué a la oficina de la Comisión de Inclusión de Personas con Discapacidad CIPeD de la Universidad Nacional de Salta para consultar si existía alguna ayuda económica a la que pudiera acceder, ya que quería empezar a manejar independencia económica de mi familia. Nosotros somos cinco hijos de los cuales cuatro estábamos estudiando en diferentes universidades y quería empezar a pagarme los gastos de los estudios. Desde el CIPeD me pusieron en contacto con CILSA que, hasta ese momento, no la conocía.

 

¿Qué te llevó a elegir la carrera?

En un principio quise estudiar Medicina, rendí el ingreso en Córdoba, pero no pude ingresar, así que decidí inscribirme en Licenciatura en Ciencias Biológica ya que siempre me gustó todo lo relacionado a la naturaleza y a los animales. Ahora que pasó tanto tiempo, pienso que la elección a medicina fue muy influenciada por lo que había vivido durante mi niñez y adolescencia entre médicos y hospitales.

 

¿Cómo viviste la experiencia académica?, ¿en qué aspectos te sirvió el Programa de Becas?

Mi paso por la UNSa lo recuerdo con mucho cariño, sirvió para sentirme independiente, capaz y fortalecerme en muchos aspectos. Me ayudó a valorar mi esfuerzo y a no rendirme. CILSA estuvo siempre conmigo; recuerdo los primeros llamados telefónicos para saber cómo estaba o los e-mails en las semanas previas a rendir finales. Siempre brindando aliento y buenas energías para esas épocas donde a veces, los estudiantes necesitan un poco más de contención. Te hacen sentir especial y te quita ese lugar de “uno más del montón” que a veces la vida universitaria te hace sentir.

 

¿Tuviste que establecer estrategias a la hora de prepararte para los exámenes?

No tuve inconvenientes al momento de acceder al material de estudio, quizás porque mi discapacidad es motriz y me limita en otras cosas. El problema de la columna me impide estar mucho tiempo sentada o parada; eso tuve que aprender a mediarlo en la universidad. Muchos laboratorios no tenían sillas con respaldos y eso me causaba que me vuelva dolorida a casa. Tuve que aprender a pedir ayuda cuando me sentía mal o que me busquen sillas con respaldo, eso antes me daba vergüenza. Por esta razón, aprendí a armar mejores apuntes, buscar pizarrones para poder escribir de parada y así intercalar tiempo sentada y parada.

 

¿Cómo fue el día que egresaste?

No lo voy a olvidar jamás. Rendía mi tesis y más allá de finalizar la carrera, representaba el cierre de un ciclo. Venía de algunas cosas que me habían desilusionado y sin embargo le puse el pecho para poder terminar. Me sentí muy acompañada por mi mamá; por Sebastián, el director de tesis; y Tomas, mi mejor amigo. Son tres personas que fueron pilares en el momento. Para mí el titulo significa toda la persistencia y tenacidad que le puse siempre a cada obstáculo en mi vida. Representa las alas que necesitaba para poder empezar a confiar en mí y volar.

 

 ¿Estás trabajando actualmente?

Estoy trabajando como profesora, es mi primer trabajo y significó un desafío al comienzo, porque tenía mucho miedo de pararme frente a un grupo de alumnos. Sin embargo, fue una linda experiencia.

 

¿Tenés algún sueño o anhelo en relación a tu profesión?

Me gustaría recibirme de Doctora en Ciencias Biológicas, poder dedicarme a la investigación. Sueño con tener la oportunidad de irme al exterior a estudiar para seguir formándome. Ojalá algún día se dé.

 

¿Qué les dirías a futuros becarios?

Me gustaría decirles que los sueños se cumplen en la medida que los proyectamos, creemos y luchamos por ellos. Tener un título es posible, a pesar que muchas veces aparecen trabas que parecen imposibles de superar; pero por otro lado también aparecen muchas personas empáticas que ayudan a que ese camino se vuelva menos costoso. Y que, a pesar de nuestras enfermedades o patologías, son una de las grandes maestras. Nos fortalecen, nos enfrentan con nuestros miedos y nos hacen contar nuestras historias de diferente modo… Nos hacen ser quienes somos.

imagen_207865