Promover la inclusión plena de personas provenientes de sectores marginados de la sociedad como niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social y personas con discapacidad.

Programa Nacional

Villa Albertina TT

Buenos Aires

21 de febrero de 2018

Identidades en primer plano

Representantes de los hogares de Buenos Aires del Programa “Un niño, un futuro” destacaron los rasgos que caracterizan a sus espacios.

imagen_273140

Los protagonistas de los hogares de Buenos Aires del Programa “Un niño, un futuro” tienen la palabra y cuentan cuáles son los rasgos que los identifican.

 

Sarmiento
“El hogar de Sarmiento es permanencia. El trabajo constante y consecuente de más de diez años en el mismo lugar, lo constituyó como una referencia territorial. En un contexto errante y caótico en donde la norma son las instituciones pasajeras, nuestra permanencia habilita posibilidades.
Sarmiento es para nuestros niños la oportunidad de crear trayectorias diversas y de construir nuevas expectativas. En nuestro hogar, los niños encuentran otras voces, y con ello, la chance de pensar otros mundos.
Sarmiento buscar ser la palabra sincera y la escucha respetuosa, la mirada atenta y la confianza plena. Es ante todo la posibilidad del juego despreocupado, la compañía cómplice y el abrazo fuerte.”
Calzada
“Nuestro hogar es un espacio de encuentro, de contención, donde se trabaja tanto lo colectivo como lo individual. Donde los chicos y las chicas pueden ser niños y niñas, jugar, aprender, conocer y experimentar.
Nos caracteriza el trabajo en la huerta, las distintas expresiones de arte como la música (tenemos una banda de percusión: Los Balderos), el teatro, el circo, entre otras.
Empezamos a incursionar en la literatura infantil. Trabajamos en red junto a las instituciones del barrio y muy articuladamente con el comedor.”

Carcova
“Funcionamos en la Capilla Nuestra Señora del Milagro, que está a cargo del Padre “Pepe” di Paola desde hace 4 años. Desde de ese momento, el proyecto fue y es construir espacios para la niñez, jóvenes y adultos. Pero especialmente focalizar en la necesidad de fortalecer y formar centros educativos y recreativos.
Por lo tanto, nosotros también acompañamos y somos parte de varios de esos proyectos, con el fin único de contribuir a lo comunitario, lo barrial y favorecer a los niños.
Por lo tanto, nuestra identidad siempre es la niñez, la recreación, la salud y lo comunitario, un trabajo con ellos y para ellos. Nos retroalimentamos en esta construcción y del crecimiento continuo.

Beccar
“Lo que nos caracteriza como hogar es trabajar en talleres relacionados con materiales reutilizables como recurso constante. El año pasado uno de los reflejos de esta metodología fue el proyecto “Trabajo Cooperativo”, en el cual realizamos juguetes y muñecos con materiales en desuso.
También nos identifica el espacio de Apoyo Escolar que funciona todos los días. En este ámbito acompañamos a las niñas y niños fortaleciendo y desarrollando sus conocimientos previos y generando nuevos.
Otra característica del hogar es la realización de diferentes fiestas temáticas durante todo el año. Entre ellas están: la “Fiesta de la nieve” como cierre de vacaciones de invierno y, en noviembre es el turno de la “Fiesta del terror”.
También desarrollamos un taller sobre “Identidad barrial” para conocer la identidad del barrio, su origen y costumbres que recopilamos a través de entrevistas en las que registramos relatos e historias de algunos vecinos que compartieron con nosotros sus experiencias y vivencias. Este proyecto nos brindó la posibilidad de acercarnos y conocer más el barrio y sus habitantes desde nuestro lugar”.
Lugo
“Nuestro hogar se caracteriza por compartirles a los chicos proyectos y talleres relacionados a las problemáticas de género y a debatir sobre sexualidad e Identidades tanto subjetivas como barriales, de una forma muy comprometida y constante.
Además compartimos propuestas y técnicas artísticas y de construcción de producciones con materiales reciclados, que les interesan, los potencian y divierte. El profesor de educación física plantea juegos cooperativos y entrenamiento en fútbol y vóley motivando a los chicos a incorporar estas disciplinas.
Los niños que comparten el espacio son alegres y participativos, cuestionadores, les gusta recorrer el barrio, entrevistar a vecinos, construir folleterías, leer, hacer rimas, el arte; y se sienten identificados en este nuevo espacio.

 

Morón, Albertina y Lanús
Los talleres de cine y lenguaje audiovisual, además de las propuestas con una fuerte impronta educativa, identifican al hogar de Morón. Mientras que la huerta y la expresión artística y corporal lo hacen son los rasgos distintivos de Albertina.
Finalmente, el trabajo sostenido y de calidad, así como el proyecto de motricidad fina (que ya lleva tres años de desarrollo) son partes fundamentales del hogar de Lanús.

 

Así, cada uno de los hogares con sus características construidas a lo largo de su historia representan un hilo de este extenso y fuerte tejido que es el Programa Nacional “Un niño, un futuro”.

 

15183