Promover la inclusión plena de personas provenientes de sectores marginados de la sociedad como niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social y personas con discapacidad.

Programa Nacional

Niñez

Buenos Aires

6 de julio de 2017

Taller sobre alimentación en el hogar Béccar

Dentro del proyecto “Circuitos Productivos”, el espacio bonaerense desarrolló actividades donde los niños indagaron sobre la alimentación, la salud y el bienestar.

imagen_250250

Durante los meses de mayo y junio, los niños que asisten al hogar de día Béccar de Buenos Aires participaron de actividades en las que pudieron indagar sobre los alimentos que consumen y cómo se relacionan con la salud y el bienestar. Estas actividades estuvieron enmarcadas en el proyecto “Circuitos Productivos” que lleva a cabo el hogar.

Considerando que las formas de alimentación varían en diferentes grupos sociales, las docentes planificaron el taller teniendo en cuenta las distintas formas, pero sin presentar a ninguna como única ni preferencial y teniendo respeto por cada una de ellas.

En primer lugar, a partir de la concepción de salud integral, se presentó la pirámide nutricional como elemento disparador para dialogar acerca de las maneras de alimentación e identificar cuáles son los alimentos más beneficiosos para la salud.

Asimismo, se dio a conocer diferentes enfoques alimenticios como el vegetarianismo o el veganismo. De esta forma, los niños pudieron contemplar que existen diferentes tipos de alimentación, promoviendo siempre una mirada respetuosa en la que pueda converger la heterogeneidad.

En cuanto al origen de los alimentos, se desarrollaron juegos en los que los chicos debían establecer las materias primas que constituían los productos alimentarios cotidianos.

Crear la concepción de “proceso”, posibilitó reconocer sus etapas. Concebir el proceso productivo como tal, llevó a identificar los actores y agentes sociales que intervienen y participan en cada producción y en el consumo, logrando desentrañar la compleja red social que entra en juego.

De esta manera, las actividades permitieron que niños conozcan de forma minuciosa los alimentos que consumen a diario en relación con las cadenas de producción que los generan y distribuyen. Conocer qué se consume y poder clasificar los alimentos en saludables y menos saludables ayuda a equilibrar la alimentación.

 

14277