fbpx

Programa Nacional

Educación

Santa Fe

16 de marzo de 2012

Becas de educación superior por una mayor inclusión educativa, social y laboral

 

En 2011 fueron cinco los alumnos que recibieron sus diplomas gracias a un apoyo no sólo económico, sino también de inclusión educativa y social en el ámbito académico, de CILSA y de las instituciones aliadas.

Juan Mateo Chermulas tiene 22 años, vive en Salta y recientemente se recibió de chef, cocinero profesional, en la Escuela Salamanca de Gastronomía. El joven nació con Síndrome de Down, su sueño era ser lo que hoy es y, para cumplirlo, aplicó a la beca de CILSA. Realizó la carrera a tiempo, durante 2011, y en el último año de estudio hizo una pasantía en el Hotel Sheraton, donde lo invitaron a sumarse al equipo de trabajo este año. Sin embargo, Juan Mateo no se queda quieto: este año volvió a solicitar una beca para especializarse en pastelería y panadería industrial”.

Flavia Calderone Aita es otro ejemplo de esfuerzo y tenacidad. Abogada recibida en la Universidad de Buenos Aires (U.B.A.), a sus 41 años terminó un Posgrado en “Discapacidad y familia, aspectos teóricos y clínicos”. La mujer padece una hipoacusia bilateral profunda, y tomó esta beca en marzo de 2011, la cual la ayudó a terminar su especialización.

Blanca Contreras Kratz tiene 57 años y una discapacidad motriz consecuencia de una paraplejia cerebral infantil. Es Licenciada en Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba y con el apoyo de la beca culminó la carrera de Mediador en el Instituto Mediario de Córdoba.

Silvia Ledesma, de 39 años, ya es Técnica Electricista en el Instituto Santa Clara. Posee Lupus, una enfermedad crónica que afecta a los tejidos. Sus intereses siempre la acercaron a la electricidad, a las instalaciones y hoy se ha convertido, gracias a la beca, en una profesional. Al igual que Juan Mateo, la mujer volvió a solicitar una beca para especializarse en su estudio y actualmente está trabajando de forma autónoma.

Iván Pairuna, cordobés de 25 años, tiene una disminución visual producto de una retinosis pigmentaria, y acaba de finalizar la carrera de Asistente de Farmacia en el Centro Educativo Técnico de Capacitación Integral. Actualmente, el muchacho se desempeña como colaborador de CILSA.

Estos son los egresados que apostaron a un futuro profesional y laboral de la mano del Programa de Becas de Educación Superior de nuestra O.N.G., a través del cual se invita a las hombres y mujeres con discapacidad que deseen formarse en algún oficio a comenzar o terminar una carrera de grado o posgrado.