fbpx

30 de abril de 2003

Inundación Campaña 2003

CILSA realizó donaciones a los inundados de Santa Fe

A fines de abril de 2003 se desató la mayor tragedia en la ciudad de Santa Fe de los últimos tiempos. Desbordó el río Salado y dejó más de 25 mil casas dañadas. CILSA realizó donaciones en los centros de evacuados de la ciudad.

Luego del desborde del río Salado que costea todo el oeste de la ciudad de Santa Fe, capital de la provincia, quedaron saldos alarmantes de un desastre que el mismo ex presidente de la Nación, Eduardo Duhalde, calificó como una “catástrofe nacional”. Fueron casi 120 mil damnificados; más de 25 mil casas dañadas, algunas sin posibilidad de reparación; 2 millones de hectáreas en campos agrícolas desvastadas. El número de muertos y desaparecidos tal vez nunca se conozca, y los millones de pesos que costará reconstruir la zona es incalculable. La magnitud de las cifras eximen los comentarios.

CILSA, gracias a la colaboración de sus socios y vecinos de cada Unidad Regional de Gestión a lo largo de todo el país, trabajó durante los meses de la trajedia, cubriendo las necesidades urgentes de los miles de evacuados de la ciudad, no sólo entregando sillas de ruedas y demás elementos ortopédicos (bastones, trípodes, andadores, etc.) sino también ropa, calzado, alimentos, colchones, velas, litros de agua mineral y pañales.

Las oficinas de CILSA en Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata, Córdoba, Rosario, Mendoza, Puerto Madryn y Santa Fe funcionaron como centros de recepción de donaciones a las que se sumaron la Universidad de Morón, Universidad de Quilmes, el Parque de la Ciudad y el Instituto Cervantes en la misma cruzada solidaria.

Con el objetivo de ayudar a los afectados por la inundación que habían perdido, en la mayoría de los casos, todas sus pertenencias, muchas otras organizaciones se sumaron a la recolección de donaciones desde CILSA, en la provincia de Buenos Aires: Facultad de Agronomía de la UBA; Jardín Pastorcitos de Fátima; Grupo Esperanza de la Parroquia San Pedro Apóstol, Obispado de Morón; Líneas Aéreas Southern Winds; Hotel Marriott Plaza, entre otras.

Fueron donados, tanto a evacuados con capacidades diferentes como convencionales, más de 700 ltrs. de leche; más de 1000 cajas con ropa para todas las edades y ambos sexos; más de 30 bolsas con calzado; 200 ltrs. de agua mineral; más de 300 cajas con alimentos; 50 cajas con elementos de higiene y medicamentos varios; más de 20 bolsas con pañales de todos los tamaños; 50 colchones; sábanas, frazadas y toallas.

Pocas veces en la historia argentina se registraron tragedias como la que vivieron los santafesinos durante varios meses de 2003 y que aún hoy deja sus secuelas que en algunos casos son irreparables. CILSA abrió sus puertas a la comunidad una vez más y dispuso de la organización en todos los puntos de país al servicio de los santafesinos. Tanto los los socios de CILSA como todos los argentinos brindaron sus lazos de solidaridad para un pueblo entero en el que reinó la desesperanza. CILSA agradece profundamente la colaboración de todos y cada uno de los que se acercaron a dejar su donación y especialmente a los socios, quienes mediante su aporte mensual permitieron entregar gran cantidad de elementos ortopédicos en los primeros días de la tragedia y los meses sucesivos.