Promover la inclusión plena de personas provenientes de sectores marginados de la sociedad como niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social y personas con discapacidad.

4 de marzo de 2011

Silvia Carranza, ganadora del Premio ALPI 2011

“Si no puedes correr, trota. Si no puedes trotar, camina. Si no puedes caminar, usa bastón, pero nunca te detengas”. Esta es la frase con la que mejor se la puede identificar a Silvia Carranza vicepresidenta de CILSA. Y con ella, Silvia pudo hacerse acreedora del Premio ALPI Edición 2011.

ALPI es una Asociación Civil que trabaja ayudando con becas de rehabilitación y educación a personas con discapacidad de bajos recursos para que puedan estudiar, conseguir trabajo e integrarse a la sociedad actual. También, la institución lucha para mejorar la calidad de vida de muchas personas que lo necesitan, debido a sus bajos recursos y a que la pobreza aumenta sensiblemente la discapacidad, en la mayoría de los casos.

El Premio Bienal ha sido instituido por ALPI en el año 1967 y es otorgado a 10 personas con discapacidad motriz que, a criterio de un Jurado integrado por personalidades del quehacer nacional, se han destacado por el esfuerzo de superación personal e inserción social. “Yo ya había sido postulada en otras oportunidades para este mismo premio y no la había ganado, por eso sentí una gran alegría ahora. Tuve la sensación de que premiaron mi esfuerzo, la lucha y todo lo que viví como persona con discapacidad”, afirmó Carranza con respecto al reconocimiento que le entregaron. Asimismo, aseguró que su próximo objetivo es estudiar la carrera de Psicología, algo que está buscando hace mucho tiempo.

A la hora de la dedicatoria, Carranza fue bien clara: “el premio se lo dedico a mi mamá, a mi hijo Federico, a mis primos, a mis tíos y a mis amigos, que son como mi familia. Todos ellos me hicieron sentir bien y me acompañan en todo. También quiero dedicárselo a la gente de CILSA, porque de no ser por ellos yo no podría hacer el trabajo que hago”.

Haciendo memoria, en el año 2005, Juan Luis Costantini, Presidente de la O.N.G., también fue galardonado en reconocimiento a su trayectoria y esfuerzo.