Promover la inclusión plena de personas provenientes de sectores marginados de la sociedad como niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social y personas con discapacidad.

Programa Nacional

Educación

5 de abril de 2017

Empresas que apoyan la educación

Cada año son más las compañías que deciden incrementar su inversión de responsabilidad social en materia educativa. No solo se trata de una forma de fortalecer su imagen ante la comunidad, sino que también significa una importante contribución a fin de promover la inclusión social.

236604

Desde 2010 CILSA ha establecido alianzas con empresas para poder contar con apoyo económico para el Programa Nacional de Becas y Oportunidades que tiene como fin promover el acceso de personas con discapacidad y en situación de vulnerabilidad social a una formación académica superior. Actualmente, firmas como Adecco, Grupo Asegurador La Segunda, Centro de Diagnóstico Rossi y Fundación Carrefour han decidido contribuir con dicho propósito.

Los beneficiarios del programa son hombres y mujeres jóvenes, mayoritariamente de entre 20 y 35 años, con distinto tipo de discapacidad. El espectro de carreras elegidas por los becarios es muy amplio, ascendiendo a más de cien disciplinas en las áreas de derecho, ciencias económicas, ciencias sociales, ciencias exactas y naturales, ciencias médicas, ingeniería, veterinaria, psicología, informática y TIC, arte y diseño, arquitectura, turismo y hotelería, lengua e idiomas, periodismo y locución, entre otras.

En la actualidad, la ONG cuenta con más de 440 becarios que reciben un apoyo monetario en diez cuotas mensuales, de marzo a diciembre del año lectivo correspondiente, con posibilidad de renovación según el cumplimiento de obligaciones que asume el beneficiario. Con dicho aporte, los estudiantes pueden encarar los gastos de los materiales de estudio (fotocopias, libros, artículos de librería, impresiones, conexión a Internet, etc.); insumos de alto costo; traslados en general (cuando la discapacidad impide el uso de transporte público); software y hardware (tecnología adaptada para algunos casos) y gastos de residencia (cuando el estudiante debe mudarse de ciudad). Actualmente el 70 % de las becas se destina a carreras universitarias, un 25% a estudios terciarios, mientras que alrededor de un 5% a instancias de formación de posgrado.

Para Liliana Souss, Responsable de Relaciones con Empresas de CILSA, “las empresas vienen demostrando su interés y entusiasmo por apoyar a la educación de nuestra sociedad. Muchas han creado sus propios programas y las que no, nos acompañan con un aporte económico que ayuda a cientos de becarios con discapacidad en todo el país. Quiero destacar el compromiso por sostener las becas de estudio, acompañando de esta manera a los estudiantes hasta que se gradúen y, en algunos casos, brindarles oportunidades laborales. Es grandioso ver cómo, año tras año, son más las empresas interesadas en apoyar la inclusión laboral de personas con discapacidad. Me gustaría aprovechar para invitar a las que aún no lo han hecho a informarse sobre nuestro Programa de Becas de estudio y cómo hacer para apoyarlo.”

El aporte de las firmas al Programa de Becas hace posible contribuir con la equiparación de oportunidades de ingreso y permanencia de personas con discapacidad en el sistema educativo superior, mejorar sus condiciones de empleabilidad concientizando a potenciales empleadores sobre las posibilidades de la inclusión laboral, y acompañar la formación de personas con discapacidad capaces de liderar cambios o transformaciones sociales en favor de la inclusión social. Desde CILSA se entiende que la promoción del trabajo en red entre el sector privado y las organizaciones es un factor fundamental para el desarrollo y fortalecimiento de la sociedad, especialmente de los sectores más vulnerables. Gracias al trabajo conjunto con distintas instituciones empresariales, CILSA logra aumentar sus posibilidades de promover la inclusión.