fbpx

"Nuestra misión es promover la inclusión plena de personas con discapacidad y personas provenientes de sectores marginados de la sociedad como niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social.

Programa Nacional

Educación

1 de abril de 2021

María Eugenia: “Todo empieza con proyectarse una meta”

Así se expresó la becaria jujeña que este año se recibió de Técnica en Comunicación Social y continúa formándose con el apoyo de CILSA.

 

María Eugenia nació hace 45 años en Yavi, un pequeño pueblo ubicado en la ciudad de La Quiaca. Posee artritis reumatoidea desde 1992. Cuenta que venir a estudiar Comunicación Social a la capital de la provincia era un sueño inalcanzable. Cuando comenzó a percibir la pensión por discapacidad, decidió emprender rumbo en su formación académica. Se fue a vivir a la casa de una amiga, “una hermana para mí, porque cuidé de ella cuando yo tenía 12 años”.

El primer tiempo fue difícil: “el material para cursar la carrera demandaba bastante dinero, pensé en abandonar los estudios”, expresó la jujeña. “Al año siguiente hablé con una compañera de secundaria, quien accedió a alojarme en una pieza que alquilaba; también dijo que podía ayudarme a buscar un trabajo para que pueda solventar mis gastos”, agregó la mujer que, por aquel entonces, no sentía ganas de regresar a San Salvador a estudiar.

Tiempo después trabajó en una heladería, pero el estar parada por mucho tiempo empezó a sentir las articulaciones afectadas. “Dejé de estudiar, la depresión me había encerrado”, detalló en relación a ese momento crítico. Sin embargo, aún tenía la libreta universitaria, la cual observaba muy a menudo.

Al año siguiente se propuso hacer una o dos materias. “Entonces salieron las convocatorias de la Universidad Nacional de Jujuy, a las cuales me postulé, pero no pude acceder a alguna beca. Pudo haber influido la edad”.

Un día, mientras concluía un trabajo práctico, realizó una búsqueda relacionada a becas educativas. Entonces supo del Programa de Becas de Educación Superior de CILSA. “Ahí aparecieron ustedes diciéndome ´acá estamos, sos parte del sistema, te incluimos´”.

Cuando recibí la noticia de que el apoyo económico para estudiar estaba depositado, sentí que me devolvieron la esperanza, las ganas de seguir estudiando”, señaló la becaria que se recibió de Técnica Superior en Comunicación Social y actualmente está elaborando la tesis para obtener la licenciatura.

 

Crecimiento

“Con la beca de CILSA pude comprar los materiales de la facultad y alimentarme bien, alquilé una pensión que me quedaba a cuatro cuadras de la facultad. Gracias a ustedes que me incluyeron y sin conocerme confiaron en mí.  A los demás estudiantes que son becarios quiero decirles que todo empieza con proyectarse una meta, que los sueños se pueden realizar y que con esfuerzo se logran los objetivos que nos proponemos. ¡No hay nada imposible!”, concluyó.

 

JORCOM1